“A ver, mi caso es muy sencillo. Llevo 11 años trabajando ocho horas semanales, unas dos horas al día, por 250 euros al mes. Desde el principio me dijeron que podría aspirar a un contrato más largo, pero no fue verdad. Ni estabilidad ni ampliación de contratos. Siguen tirando de la bolsa de trabajo y contratando a personal por horas en lugar de darnos estabilidad y alargarnos las jornadas. Trabajamos con contratos temporales, precarios, no paran de recortarnos derechos y no pasa nada. Al revés”

Ver noticia original ➥