El nuevo proyecto no supone aumento de la edificabilidad, límite que establecía la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), y sí una mejora de la accesibilidad. Las obras arrancarán en 2017 por 400 millones.

Ver noticia original ➥