El 21-D debilita a Rajoy, engorda a Rivera y deja la legislatura en el aire. El Gobierno prevé que se mantenga la inestabilidad política, ve difícil negociar con un nuevo Govern y considera muy complicado poder aprobar los Presupuestos de 2018. La inacción durante años, la presunta ‘operación diálogo’, la previa del referéndum pactado, la intervención policial del 1 de octubre y la gestión del 155 con elecciones convocadas de urgencia han terminado en otra mayoría absoluta de los independentistas en el Parlament de Cataluña.

Ver noticia original ➥