En el caso de que Cataluña accediera a la independencia, el 49,1% de los consumidores españoles, sin contar a los catalanes, dejaría de comprar productos de esa comunidad.

Ver noticia original ➥