Los arrestados ocupaban inmuebles, propiedad de entidades bancarias que se encontraban repartidos por diferentes puntos de la capital, en los que instalaban a las víctimas. La operación se ha saldado con la detención de 41 personas y con la liberación de 14 víctimas en España, 12 de ellas menores de edad, y otras 4 en diferentes países europeos

Ver noticia original ➥