La realidad oficial económica es la mayor fantasía jamás imaginada, un cuento de hadas producido, escrito e interpretado por los profesionales más devotos del Ministerio de la Verdad contemporáneo. La farsa institucional se fundamenta en la Falicia Magister Dixit o el Principio de Autoridad, consistente en que algo es verdadero solamente por el hecho de proceder de una fuente, aparentemente, certificada y validada como confiable por terceras partes. Una gran mentira que perpetúa el statu quo entre clases y prolonga la subsistencia de organism

Ver noticia original ➥