España logró que Airbus asignara a sus plantas en España una carga de trabajo que generó 4.000 puestos de trabajo comprando el doble de aviones A400M de los que necesitaba. Los interminables problemas y retrasos del proyecto han apagado el interés internacional por él y Airbus, que casi triplicó sus beneficios en 2017, amenaza con destruir empleo.

Ver noticia original ➥