Así, las declaraciones que más han llamado la atención respondiendo a las preguntas acerca de si el nombramiento del nuevo Fiscal General del Estado podría traer consigo nuevas maneras de entender la causa del 1-O que instruye el juez Llarena, han sido las que han dejado entrever de forma clara que el PSOE no apuesta por el ensañamiento judicial sobre los encausados y que hay margen para una actuación más laxa, sin abandonar la legalidad.

Ver noticia original ➥