Se hartan de hablarnos de las bondades de nuestra tierra, por su riqueza natural, cultural, patrimonial, gastronómica… de la calidad de vida envidiable que se puede llegar a tener aquí. Sin embargo, la pregunta sale de mi cabeza para plasmarla en estas líneas:

Ver noticia original ➥