El acuerdo entre Londres y Bruselas conseguido tras 528 días deja claro que ya no queda mucho de las numerosas líneas rojas marcadas por Theresa May en su discurso de Lancaster House o en el del congreso anual del partido en 2016. La primera y mayor concesión está escondida en el párrafo 49º del informe de 15 páginas hecho público el viernes. Sus implicaciones no pasarán desapercibidas en las próximas semanas, ya que cuestionan la idea, destacada de forma insistente por la primera ministra, de que Gran Bretaña abandonará el mercado único.

Ver noticia original ➥