De aquí a 2030 las Administraciones Públicas tendrán que buscar un relevo al 85% de los funcionarios de alto nivel que hoy prestan servicio en el sector público. El desafío no es menor. La avalancha de candidatos para los puestos de naturaleza administrativa que se incluyen en las ofertas de empleo público se transforma en carencia de opositores en cuerpos de alto nivel y puestos más especializados. El Estado se las ve y se las desea, por ejemplo, para cubrir las vacantes de matemáticos o meteorólogos que se generan en su estructura.

Ver noticia original ➥