El tema de cómo afectan los campos electromagnéticos (EMF) a nuestro organismo es algo que los conspiranoicos llevan blandiendo desde hace años para atemorizarnos de usar el móvil, la WiFi o el microondas. Artículos como los emitidos en T5 o como los que pueden leerse en numerosos medios (algunos, incluso serios pero mal informados a nivel científico) ayudan a fomentar la desinformación al respecto. El profesor Arturo Quirantes arroja luz sobre uno de tantos bulos que conciernen a la seguridad de los EMF.

Ver noticia original ➥