Los agentes de la Patrulla Fronteriza de EEUU destrozan sistemáticamente las garrafas de agua y otros suministros que la gente deja en el desierto de Arizona para los migrantes. Esto condena a la gente a morir de sed en una zona de temperaturas infernales, según apuntan dos grupos humanitarios. En un informe publicado este miércoles, las dos organizaciones con sede en Tucson aseguran que los agentes realizaron los supuestos sabotajes con total impunidad en un intento de disuadir y castigar a las personas que de manera ilegal tratan de cruzar

Ver noticia original ➥