La última moda entre las clases altas de San Francisco, Sillicon Valley y el resto de la bahía es beber agua sin filtrar y sin tratar embotellada directamente tal y como sale de la tierra. Y a precio de oro: bienvenidos al "agua cruda". Parece algo exótico y decadente, pero también lo parecían otras historias pseudocientíficas. El “agua cruda” es la última parada del proceso de pérdida de confianza en el sistema de aguas públicas y la culminación de una sociedad que ha olvidado los tiempos en los que lo que nos mataba era el agua.

Ver noticia original ➥