Hirvió la orina hasta que se convirtió en un sirope denso. En ese momento, el orín se comenzaba a disociar en tres partes: una especie de aceite color rojo, una solución esponjosa negra y una sustancia salada que descartó.

Ver noticia original ➥