Alemania ha concedido licencia obligatoria sobre una patente que protegía un medicamento para el tratamiento del VIH. En las últimas semanas se ha conocido que Noruega, uno de los países más ricos del mundo, se plantea conceder otra sobre la patente del medicamento spinraza (para el tratamiento de la atrofia muscular espinal) y con un coste al año de unos 880.000 € por paciente. En España jamás se ha solicitado ninguna.

Ver noticia original ➥