Cuando en 2014 un grupo de militares alemanes se presentó en unas maniobras conjuntas de la OTAN en Noruega armado con palos de madera, sus colegas del resto de ejércitos de la Alianza quedaron asombrados. Los soldados de la "Bundeswehr", como se conoce al ejército alemán, tomaban parte en unos ejercicios que debían servir como ensayo para la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN. Como no contaban con fusiles suficientes para todos, los palos, cubiertos de pintura negra, fueron la solución.

Ver noticia original ➥