Puerto Rico no es el hermano pobre de EEUU, es, a lo sumo, un hijo adoptado sin demasiadas ganas al que además sus padres tienen por tonto. Esto es así desde hace más de cien años y no parece que vaya a cambiar lo diga Trump o su porquero. Y a los hechos hay que remitirse.

Ver noticia original ➥