El "brazalete ultrasónico", que se supone que es un dispositivo que ahorra tiempo y mano de obra, funcionaría emitiendo periódicamente impulsos de sonido ultrasónico a un receptor, rastreando a qué bandeja se está acercando un trabajador y monitoreando cuán eficientemente cumplen las órdenes. La pulsera también enviaría y recibiría transmisiones de radio, fijando la ubicación de un trabajador y produciendo una ráfaga de "reacción háptica", una vibración similar a la de los teléfonos o controladores de juegos.

Ver noticia original ➥