A lo largo del pasado año muchos centros comerciales americanos anunciaron sus cierres en EstadosUnidos, rompiéndose así la tendencia de recuperación iniciada tras la crisis. Los grandes almacenes están registrando fuertes bajadas de ventas y muchos operadores están reduciendo drásticamente su red de tiendas. Lo más destacado es que este fenómeno se está produciendo dentro de un ‘ciclo económico favorable’, ya que las ventas minoristas se están comportando bien y la confianza del consumidor está en uno de los puntos más altos

Ver noticia original ➥