El salario medio ordinario bruto en los 28 países de la Unión Europea es de 2.000 euros mensuales (un año atrás era de 1.934 euros, +3,3% interanual), por lo que la remuneración española, de 1.639 euros por mes (un año atrás era de 1.636; +0,2%), resulta un 18% más baja. Así la brecha entre ambas remuneraciones ha crecido en el último año 2,6 puntos porcentuales. En términos absolutos la diferencia ha pasado de 298 a 361 euros mensuales.

Ver noticia original ➥