Ana Jiménez tiene 82 años, cuatro hijos, siete nietos y, según un vecino de su barrio, "más cojones que nadie en Murcia". "Ovarios, ovarios", apostilla la joven que le acompaña. Ella se ha convertido en el símbolo de la lucha murciana contra la llegada del AVE en superficie. La llaman "la abuela del soterramiento" o "la abuela de las vías". Su exigencia, como la de tantos otros vecinos, es la del soterramiento de las vías a su paso por la capital de la región.

Ver noticia original ➥