Es maravilloso ver a tu interlocutor mentir cuando sabes perfectamente que solo está soltando mierda por la boca. Es en este punto cuando detectas el sufrimiento e intuyes las gotas de sudor frío que están recorriendo el interior de su rígido rostro. En el mundo del guion audiovisual existe una cosa llamada la “ironía dramática”, que es cuando hay una información que solo uno de los implicados conoce —ya sean personajes de la narración o el propio público—. Un ejemplo: puede que ese tipo que está sentado tranquilamente hablando sobre las…

Ver noticia original ➥