El mercado laboral doméstico se mueve por espasmos: crea empleo de forma masiva los lunes para luego destruirlo entre el viernes y el lunes siguiente, y presenta movimientos similares los primeros y últimos días de mes, en unos volúmenes sin parangón en el resto de Europa.

Ver noticia original ➥