Miles de refugiados sirios malviven en el barrio de Altındağ, al noreste de Ankara, ante las difíciles condiciones del invierno y sin esperanzas de llegar a Europa. El plan de remodelación del barrio mejora las condiciones en las que viven, pero obliga a muchas familias a abandonar su hogar.

Ver noticia original ➥