Gran Bretaña permitirá la entrada de más inmigrantes que sean médicos o enfermeras, a fin de compensar por la escasez de personal en su sistema nacional de salud. El número de visas otorgadas anualmente para esa categoría de profesional aumentará, dijo el jueves el portavoz del gobierno de la primera ministra Theresa May. Es la primera vez que el gobierno conservador relaja las normas migratorias, a pesar de haberse fijado la meta de reducir la inmigración a menos de 100.000 personas al año. Actualmente la cifra es más del doble de eso

Ver noticia original ➥