Un contrato de trabajo implica unos derechos para el trabajador, que se convierten en obligaciones para la empresa. Algunos de ellos son muy conocidos como el derecho a huelga, reunión, a no ser discriminados directa o indirectamente o la libre elección de profesión y oficio.

Ver noticia original ➥