Durante el siglo XVIII y el siglo XIX, era habitual ver anuncios y carteles ofreciendo una recompensa por encontrar a algún esclavo que había huido, en los que también se solía detallar las características del esclavo fugado.

Ver noticia original ➥