La víctima en realidad estaba recogiendo a su sobrina para llevarla a la casa. Cuentan los testigos que una mujer empezó a gritarle ladrón y violador, luego de eso comenzaron los golpes. Testigos además aseguran que la misma niña gritaba que el hombre era su tío, que no lo golpearan. El esfuerzo de la menor por detener el acto de violencia fue en vano

Ver noticia original ➥