Las fotos de un zorro "sospechosamente relajado" tomando el sol en una azotea de Londres han sorprendido a la ciudad. El astuto animal escaló dos pisos por la escalera de incendios hasta llegar al tejado de una vivienda cerca de Finsbury Park. Una vez aposentado en sus nuevos dominios, se tumbó en una toalla para disfrutar del sol de la tarde. El propietario de la vivienda, Tom Bell, declaró que "seguramente podríamos haberlo acariciado. Estaba imperturbable ante la presencia humana".

Ver noticia original ➥