Una esquiadora rusa fue apuñalada 88 veces por un hombre que le dijo que condujera a su lugar romántico favorito, cerrara los ojos y esperara una asombrosa sorpresa que terminó siendo fatal para ella. Irina Kozlova, de 34 años, llevó a Evgeny Markov, con quien recientemente había comenzado a salir después de su divorcio, a un mirador espectacular en su Mini Cooper. La chica descubrió que Markov no era un exitoso hombre de negocios, sino un empleado en un lava-coches, algo que le molestó, por lo que decidió asesinarla

Ver noticia original ➥