Este martes Riad había culpado a Beirut de haberle declarado la guerra al permitir que la organización militarizada chiita Hezbolá realizara una serie de actos desestabilizantes contra el reino. En los últimos días, medios internacionales advertían de que Arabia Saudita, tras sufrir serios reveses en Siria y Yemen en su guerra de poder regional contra Irán, estaba abriendo un nuevo frente y que en esta ocasión el escenario de conflicto sería precisamente el Líbano.

Ver noticia original ➥