Un grupo de mujeres que atendía a un hombre que colapsó en un ring de sumo en Japón fueron instadas repetidamente a abandonar la plataforma, lugar vetado a las mujeres según la tradición, lo que ha desatado una fuerte polémica.Varias mujeres subieron al ring, donde Tatami quedó tendido, para participar en las labores de reanimación, mientras un árbitro les instaba repetidamente por megafonía que abandonasen la plataforma, según las imágenes ampliamente difundidas por medios locales y redes sociales.

Ver noticia original ➥