80.000 personas mueren de hambre a diario, en junio de 2008 se reunió la FAO y calculó que con 50.000 millones se conseguiría la soberanía alimentaria, pero no hay dinero. Después vino la crisis y se regaló a los delincuentes bancarios 92 veces esa cantidad.