Manhattan (Nueva York), día de Reyes de 2012. Un ciudadano dominicano se ha pasado bebiendo y se pone a orinar en plena calle. Una patrulla de la policía lo ve y procede a identificarlo. El hombre no se imagina que esa será su perdición. Se llama Rafael Alberto-Burgos, pero vive bajo una falsa identidad porque está huido de la justicia española. Se esconde en Estados Unidos porque un juzgado de Barcelona le reclama como presunto asesino de una mujer en 1997.

Ver noticia original ➥