El Marqués de Comillas desmanteló la portada renacentista de un Monasterio de Madrid y la trasladó a su finca privada en Toledo sobre los años 50.

Ver noticia original ➥