El ex presidente pudo haber evitado la investidura y el triunfo de Sánchez pero entre su soberbia y una colección de grandes errores sucumbió. Rajoy pudo haberlo evitado pero no lo impidió por incompetencia política y porque no lo vieron venir. Ni él ni nadie del su Gobierno y entorno de La Moncloa, especialmente la vicepresidenta Sáenz de Santamaría porque esa era su obligación.

Ver noticia original ➥