No se graban conversaciones. Sólo son códigos binarios con los que se obtienen los datos suficientes para saber si se están emitiendo partidos en establecimientos de manera ilegal". Así explica LaLiga a EL ESPAÑOL la polémica utilización del micrófono de los dispositivos móviles para detectar el fraude de emisiones de los choques de la competición liguera.

Ver noticia original ➥