Esta historia es la de cómo el principal partido político del país se lanzó al barro social para ganar unas elecciones a toda costa. De cómo el Partido Popular intentó llevar a cabo un ‘hackeo legal’ de las elecciones generales de 2015, en una operación destinada a quitarse de enmedio a Pedro Sánchez y que combinó la forma de trabajar en redes sociales de Podemos con la tecnología, pagada con dinero público, que le ofreció el Grupo Zed.

Ver noticia original ➥