La Gran Vía de Madrid ha cambiado para siempre. La calzada pierde un carril por cada sentido y ese espacio se libera para los peatones. Los carriles están limitados a 30 km/h, y serán un carril bus-taxi-moto y un ciclocarril compartido entre vehículos a motor y bicis. Además, durante las fiestas de Navidad solo podrán circular coches de residentes, el transporte público o por motivos comerciales y otros vehículos en casos excepcionales.

Ver noticia original ➥