Mariano Rajoy ha decidido rechazar el sueldo y privilegios que le corresponden como expresidente del Gobierno y regresar a su antiguo puesto de trabajo. No contará por tanto con coche oficial, pensión de expresidente ni grupo de escoltas. Es el primer presidente de la democracia que opta por no tener estas ventajas.

Ver noticia original ➥