El Gobierno municipal (Ahora Madrid) que lidera Manuela Carmena planea para la próxima legislatura una gran transformación del eje Norte-Sur de la capital, ese enorme bulevar que une Plaza de Castilla con la estación de Atocha y que comprende Paseo de la Castellana, Paseo de Recoletos y Paseo del Prado. El proyecto va en la línea de lo que hasta ahora ha sido la actuación del área de Desarrollo Urbano Sostenible: reducir el espacio al tráfico privado para dárselo a peatones, ciclistas y transporte público.

Ver noticia original ➥