Es probable que os hayáis encontrado la palabra partícula usada para describir dos cosas que, en realidad, son bastante distintas: las partículas fundamentales y las partículas compuestas. Si estáis familiarizados con el tema, sabréis que esta ambigüedad no tiene importancia, porque el tipo de partícula al que nos referimos se entiende por el contexto pero, en cualquier caso, la diferencia entre ambas es que, mientras las partículas fundamentales son elementos indivisibles, las partículas compuestas son agrupaciones de partículas fundamentales.

Ver noticia original ➥