Breakthrough Listen, el programa astronómico en busca de señales de civilizaciones en el cosmos, va a comprobar que el primer asteroide interestelar, Oumuamua, no es una nave extraterrestre. Este misterioso intruso de forma alargada que se mueve rápidamente a través del sistema solar, fue descubierto por el proyecto Pan-STARRS en la Universidad de Hawai en octubre de 2017, pasando la Tierra a aproximadamente 85 veces la distancia a la Luna.

Ver noticia original ➥