El monumento a las Brigadas Internacionales instalado en Vicálvaro el pasado mes de noviembre ha sido atacado con una esvástica y una pintada en la que se puede leer "rojos asesinos". El Ayuntamiento de Madrid está estudiando el ataque por si pudiera considerarse un delito de odio, han informado a Europa Press fuentes municipales.

Ver noticia original ➥