La revisión de dispositivos electrónicos de personas que entraron y salieron de Estados Unidos el año pasado creció casi un 60 por ciento en comparación con 2016. Activistas denuncian que la práctica viola garantías constitucionales, y lo señalan como parte de la agenda de Trump.

Ver noticia original ➥