Rusia comenzó el bloqueo de Telegram el 16 de abril, después de que la aplicación se negara a cumplir una orden de la corte para otorgar servicios de seguridad del estado, el acceso a los mensajes cifrados de sus usuarios. El FSB ha dicho que necesita tener acceso a algunos de los mensajes para su trabajo, que incluye la vigilancia contra ataques de los militantes.

Ver noticia original ➥