El ciclista Sander Armée está pasando un auténtico calvario en el Giro de Italia. Antes de empezar a competir, en los días previos, sufrió una picadura de una avispa. Eso le desfiguró el rostro hasta unos límites peligrosos. Sin embargo, ha empezado a competir sin poder hacer nada. Si tomara cortisona para bajar la hinchazón, podrían sancionarlo por dopaje.

Ver noticia original ➥