Un juez estatal determinó ayer que la prohibición del poliexpán (corcho blanco) en la ciudad de Nueva York era legal, desestimando la demanda de la asociación de restaurantes, que alegaban que el poliexpán es reciclable. El alcalde de Nueva York aclaró que la medida se ponía en marcha desde ese mismo momento. El inconveniente principal es que muchos comercios de la ciudad no tienen otro envase para servir bebidas o tupper de comida para llevar que los hechos de poliexpán. Funcionarios calculan que se desechan 30.000 toneladas año en la ciudad.

Ver noticia original ➥