Un impuesto a la banca o bien encarecería el crédito, aumentaría las comisiones y rebajaría la remuneración de los depósitos o bien afectaría a la rentabilidad de los bancos. Además, no solucionaría el problema de la inviabilidad del sistema de las pensiones

Ver noticia original ➥